PoneleVida a tus días y descarga la aplicación "DiaxDia Radio 93.7 FM" en tu App Store o Play Store



Farmacias de Turno

CLIMA


Necrológicas
07/06/2024   Falleció en Sunchales a la edad de 68 años el Sr Hugo Ricardo Acuña "cabezón"
02/06/2024   Falleció, el día Domingo 02 de Junio, en Sunchales, a la edad de 70 años, el Sr. Hector Jose Romero "TERO"
03/05/2024   Falleció en Córdoba a la edad de 25 años el Sr Luis Alberto Arce.

 
Galería de fotos
Enviado por:
Pintureria 7 Colores
Galería:
La Ciudad
Participar

MÁS INFORMACIÓN:
Casamientos - Nacimientos - Necrológicas

CLUBES

Noticias en su e-mail
Reciba periódicamente nuestro newsletter
Locales - 09/07/2009
9 de Julio - Día de la Declaración de la Independencia Argentina.
Se celebra en nuestro país uno de los hechos más importantes de nuestra historia: "La independencia Argentina", nuestra afirmación como Nación latinoamericana, la concreción de largos procesos iniciados el 25 de Mayo de 1810, y que se deben ir conquistando y manteniendo constantemente, como individuos y como pueblo.

casa de Tucumán.
Los hechos históricos que signaron nuestra independencia:



Antecedentes



Después de resolver la designación de Pueyrredón como Director Supremo, el Congreso se abocó a debatir sobre el mandato que tenían los diputados acerca de la Independencia. Así se llegó al 9 de julio, con la presidencia de Francisco Narciso de Laprida. Él tuvo el privilegio de preguntar a los congresales:

"¿ QUERÉIS QUE LAS PROVINCIAS DE LA UNIÓN SEAN UNA NACIÓN LIBRE E INDEPENDIENTE DE LOS REYES DE ESPAÑA Y SU METRÓPOLI... ?"



Todos los diputados contestaron afirmativamente e inmediatamente se labró

el "Acta de la Emancipación".



El acta de la Independencia



Fue firmada por todos los congresales que declararon la Independencia. Se tradujo al quechua y al aymará para que la conocieran las poblaciones indígenas.



ACTA DE LA INDEPENDENCIA DE LAS PROVINCIAS UNIDAS EN SUD-AMERICA



En la benemérita y muy digna Ciudad de San Miguel del Tucumán a nueve días del mes de julio de mil ochocientos dieciséis: terminada la sesión ordinaria, el Congreso de las Provincias Unidas continuó sus anteriores discusiones sobre el grande, augusto y sagrado, objeto de la independencia de los Pueblos que lo forman. Era universal, constante y decidido el clamor del territorio entero por su emancipación solemne del poder despótico de los reyes de España; los Representantes sin embargo consagraron a tan arduo asunto toda la profundidad de sus talentos, la rectitud de sus intenciones e interés que demanda la sanción de la suerte suya, Pueblos representados y posteridad; a su término fueron preguntados:



¿Si querían que las Provincias de la Unión fuesen una Nación libre e independiente de los reyes de España y su metrópoli? Aclamaron primero llenos del santo ardor de la justicia, y uno a uno reiteraron sucesivamente su unánime y espontáneo decidido voto por la independencia del País, fijando en su virtud la determinación siguiente:



Nos los Representantes de las Provincias Unidas en Sud América reunidos en Congreso General, invocando al Eterno que preside al universo, en el nombre y por la autoridad de los Pueblos que representamos, protestando al Cielo, a las naciones y hombres todos del globo la justicia que regla nuestros votos: declaramos solemnemente a la faz de la tierra, que es voluntad unánime e indubitable de estas Provincias romper los violentos vínculos que las ligaban a los Reyes de España, recuperar los derechos de que fueron despojadas, e investirse del alto carácter de una nación libre e independiente del rey Fernando VII, sus sucesores y metrópoli. Quedan en consecuencia de hecho y derecho con amplio y pleno poder para darse las formas que exija la justicia, e impere el cúmulo de sus actuales circunstancias. Todas y cada una de ellas así lo publican, declaran y ratifican, comprometiéndose por nuestro medio al cumplimiento y sostén de esta su voluntad, bajo del seguro y garantía de sus vidas, haberes y fama.



Comuníquese a quienes corresponda para su publicación y en obsequio del respeto que se debe a las naciones, detállense en un Manifiesto los gravísimos fundamentos impulsivos de esta solemne declaración.



Dada en la Sala de Sesiones, firmada de nuestra mano, sellada con el sello del Congreso y refrendada por nuestros Diputados Secretarios.



Francisco Narciso de Laprida, Diputado por San Juan, Presidente

Mariano Boedo, Vice Presidente, Diputado por Salta

Dr. Antonio Sáenz, Diputado por Buenos Aires

Dr. José Darragueira, Diputado por Buenos Aires

Fray Cayetano José Rodríguez, Diputado por Buenos Aires

Dr. Pedro Medrano, Diputado por Buenos Aires

Dr. Manuel Antonio Acevedo, Diputado por Catamarca

Dr. José Ignacio de Gorriti, Diputado por Salta

Dr. José Andrés Pacheco de Melo, Diputado por Chibchas

Dr. Teodoro Sánchez de Bustamante, Diputado por la Ciudad de Jujuy y su territorio

Eduardo Pérez Bulnes, Diputado por Córdoba

Tomás Godoy Cruz, Diputado por Mendoza

Dr. Pedro Miguel Aráoz, Diputado por la Capital del Tucumán

Dr. Esteban Agustín Gazcón, Diputado por la Provincia de Buenos Aires

Pedro Francisco de Uriarte, Diputado por Santiago del Estero

Pedro León Gallo, Diputado de Santiago del Estero

Pedro Ignacio Rivera, Diputado de Mizque

Dr. Mariano Sánchez de Loria, Diputado por Charcas

Dr. José Severo Malabia, Diputado por Charcas

Dr. Pedro Ignacio de Castro Barros, Diputado por La Rioja

Licenciado Gerónimo Salguero de Cabrera y Cabrera, Diputado por Córdoba

Dr. José Colombres, Diputado por Catamarca

Dr. José Ignacio Thames, Diputado por Tucumán

Fray Justo de Santa María de Oro, Diputado por San Juan

José Antonio Cabrera, Diputado por Córdoba

Dr. Juan Agustín Maza, Diputado por Mendoza

Tomás Manuel de Anchorena, Diputado de Buenos Aires

José Mariano Serrano, Diputado por Charcas, Secretario

Juan José Paso, Diputado por Buenos Aires, Secretario.





Declaración Adicional



El 19 de julio se celebraron dos sesiones.



*-La primera fue pública y en ella se redactó y aprobó la fórmula del juramento que debían prestar los diputados.

*-La segunda sesión fue secreta. En ella, a pedido del diputado por Buenos Aires Pedro Medrano, se aceptó que a la Declaración de la Independencia se le introdujera una modificación en el párrafo referido a la emancipación. El nuevo párrafo quedó así: " ...una nación LIBRE e INDEPENDIENTE del rey Fernando VII, sus sucesores y metrópoli y de toda otra dominación extranjera... ".

La causa de esta declaración adicional se debía a un persistente rumor que decía que a espaldas de los diputados se estaba gestionando un protectorado portugués.



La casa de Tucumán - su historia -



Hacia fines del S. XVII, el alcalde Diego Bazán y Figueroa había construido su vivienda en el terreno que hoy ocupa la Casa de la Independencia, según lo atestigua su testamento de 1695.

En 1765 la Casa pasó a ser propiedad de Doña Francisca Bazán, esposa de Miguel Laguna, que la recibió de sus padres como dote.

El frente de la casa, con sus características columnas torsas, debió ser construido por los Laguna y Bazán, ya que este tipo de ornamentación aparece en el Norte a fines del Siglo XVIII.

En 1816, ante la necesidad de contar con un local para las sesiones del Congreso que se reuniría en Tucumán, se optó por la Casa de Doña Francisca Bazán de Laguna.

El Presidente Nicolás Avellaneda, de origen tucumano, emitió un decreto del Poder Ejecutivo Nacional para la compra de la casa por el Estado, con la expresa recomendación de que se conservara el "antiguo y venerable salón".

La Casa estaba en muy mal estado entonces el Gobierno decidió demoler el auténtico frente y "las habitaciones del ala derecha del primer patio", dejando intacto el Salón de la Jura, separado de las nuevas oficinas del Juzgado y Correo, que ocuparon el costado izquierdo y el frente.

El Ingeniero Stavelius dirigió los trabajos, dando a la casa una fachada "Neoclásica" con un entablamiento y un gran frontis, cuyo arranque estaba flanqueado por "dos leones acostados", como lo describe el Arq. Mario Buschiazzo.

En 1880, la Casa se encontraba en estado lamentable, con excepción de la nueva fachada. Hasta el techo del Salón de la Jura amenazaba derrumbarse. En 1881 se logró que el Correo restaurase y engalanase, aunque modestamente, el histórico salón.

En aquella época, se colocaban para las fiestas patrias los retratos de dieciocho de los Congresales, realizados por Augusto Ballerini (1887) y adquiridos por el Gobierno Nacional. Cuando pasaban los festejos, estos eran llevados a la Biblioteca Sarmiento donde eran conservados y custodiados.

En 1896, debido al mal estado de las habitaciones la Casa quedó totalmente abandonada.

En 1902 el deterioro de la casa había avanzado. Doña Guillermina Leston de Guzmán -dama tucumana famosa por sus obras de beneficencia- solicitó al entonces Ministro de

Fuente: Subsecretaría de Comunicación

También te puede interesar:
COMENTARIOS (0)
Escriba su comentario
Nombre  
E-mail
   
Comentario  
ingrese el código que observa en la siguiente imagen:
 
 
  Enviado desde la IP: 44.213.60.33
 
SunchalesDiaXDia - contacto
Sunchales - Santa Fe - Argentina | miércoles 24 de julio del 2024